Mostrando entradas con la etiqueta Carlos Sisí. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Carlos Sisí. Mostrar todas las entradas

jueves, 4 de enero de 2018

Vienen cuando hace frío de Carlos Sisí

Sinopsis:

La crisis económica azota Estados Unidos. Joe Harper acaba de perder su empleo y, con el poco dinero que le queda, decide abandonar Baltimore y mudarse a la cabaña que su abuelo, el mítico Cerón Harper, le dejó en herencia cerca de Sulphur Creek, en las montañas de Canadá. Es un lugar remoto y aislado, ideal para vivir con poco dinero mientras espera a que todo mejore.
La cabaña está prácticamente en ruinas, pero Joe no se desanima. Reconvertido en pionero, arregla el tejado, repara con tablones el porche y consigue hacerla habitable. Casi enfebrecido por el cansancio, se siente vivo.
Para su sorpresa, pronto descubre que Sulphur Creek se vacía durante los duros meses de invierno. Con cualquier excusa, los lugareños abandonan el pueblo temporalmente. Un hecho curioso, que Joe atribuye a las extremas temperaturas, pero que parece adquirir otro significado cuando uno de sus vecinos le advierte: «No pase aquí el invierno. Ellos vienen. Vienen cuando hace frío».

Opinión:

Me inicié en el género de terror de manos de algunos grandes clásicos como Drácula de Bram Stoker o El gato negro de Edgar Allan Poe. Tras esas lecturas hubo otras que las siguieron de cerca como El exorcista, pero debo reconocer, que el verdadero bautismo dentro del género me llegó de manos de Stephen King.
En esa época, rara era la vez que no se me veía cargada con una de sus obras. Era un autor que manejaba el argumento, los personajes y la tensión, de forma espectacular, al menos eso opinábamos los amantes de ese tipo de novelas.
Daba igual la trama, porque podía llevarnos a una población tomada por vampiros o transportarnos a un futuro apocalíptico, donde al final nos preguntábamos, si la raza humana aprendería de sus errores.
De esa forma me perdí entre las páginas de Apocalipsis, de Cementerio de animales, Misery, o en las de El misterio de Salem´s Lot, y reconozco que disfrutándolas totalmente, de principio a fin.
Después algo cambio...
No se si fue que mis intereses en el mundo de la literatura variaron, que algunos elementos que King utilizaba empezaban a parecerme reiterativos, o simplemente, que el gran mago del terror había perdido parte de su magia.
Puede que fuese una amalgama de todos juntos...

Pero vayamos a lo importante y descubriréis a qué viene esta disertación...
Debo empezar por decir que el título, la portada, y la sinopsis de este libro, me han parecido todo un acierto.
Una vez metidos en materia, vemos que engancha desde las primeras páginas, se devora literalmente... y aunque estaréis pensando que eso no es siempre sinónimo de calidad, a mí este tipo de lecturas tan ágiles, tan absorbentes, me sirven para sacudirme el tedio que me han dejado algunas recomendaciones nefastas de esas que circulan por ahí... y de paso, esta en concreto, ha conseguido que algunas sensaciones olvidadas se hayan removido dentro de mí.

Para mí este autor ha sido todo un descubrimiento, aunque hay que decir, como podréis ver casi al final, que hay algún detalle que no me ha convencido.
Es cierto que me ha hecho disfrutar con el misterio, con la tensión sostenida, y sobre todo, con la experiencia de volver a leerme un libro en un par de tardes y disfrutando del argumento. Me ha devuelto la emoción por este género que yo pensaba que estaba extinto.

Carlos Sisí nos ofrece una novela con momentos de inquietud más que de terror, pero precisamente esos momentos, consiguen ponerte la piel de gallina.
Conocemos al personaje principal, Joe Harper, recién mudado a una cabaña cerca de Sulphur Creek, en las montañas de Canadá; completamente en soledad, en un aislamiento voluntario y sin vecinos cercanos a los que recurrir en momentos de dificultad.

Reconozco que el autor, no solo me ha transmitido la angustia de Joe, sino que también ha despertado en mí, una especie de agorafobia hacia esos paisajes nevados, tan blancos y ese silencio absoluto, solo roto por los crujidos del hielo, de la nieve acumulada en las ramas de los árboles, o de ¡vaya usted a saber qué!

El frío es un elemento importante para el desarrollo de esta historia, actúa como el miedo, nos atenaza, y eso sumado al aislamiento, a esa soledad ya mencionada, y a los fenómenos inexplicables, desapariciones y asesinatos que se mencionan en algún capítulo, me provocaban ansiedad, desazón,  o como lo queráis llamar, al tiempo que iban marcando el desarrollo de mi lectura.
Todo eso sobrevolaba mi cabeza como un ente omnipresente generando desasosiego, y esa frase que da lugar al título "Vienen cuando hace frío" y que de forma reiterativa aparecía, no ayudaba en nada.

Me sentía dentro del pellejo de Joe Harper, esperando...
No tenía un miedo atroz, pero sí una leve incomodidad hacia lo desconocido que crecía con cada página, al no saber que seres eran esos, que solo "Vienen cuando hace frío"...
El ritmo narrativo se mantiene, no decae en ningún momento. La trama está cargada de detalles, sin dejar nada en manos del azar, hasta aquí todo perfecto, pero la explicación a esos fenómenos, da un vuelco hacia lo paranormal que a mí no me ha llegado a convencer.
Aquí quiero aclarar esto, cuando ponemos pegas sobre una novela, lo hacemos siempre recurriendo a nuestros gustos y pensando en los giros que nos hubiesen gustado a nosotros.
Yo me hubiese conformado con algo más sencillo, una especie de demonios de hielo y frío, aterradores, que se alimentan de calor o algo por el estilo, algo más tangible, no tan enrevesado para evitar recurrir a lo metafísico.
Como veis es el único detalle que no me ha seducido y eso no influye demasiado en mi concepto general sobre esta historia, porque está muy bien escrita...