Última saga actualizada 10/10/2017

Saga Sargento Carmelo Domínguez de Fernando Roye

Mostrando entradas con la etiqueta Gabriel Pombo. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Gabriel Pombo. Mostrar todas las entradas

miércoles, 24 de agosto de 2016

El animal más peligroso. Un thriller victoriano de Gabriel Pombo

Sinopsis:

Inglaterra 1887-1889

Mientras el homicida del Torso del Támesis arroja restos de sus víctimas en el río, Jack el Destripador mutila prostitutas en Whitechapel.
A pesar de los esfuerzos de Scotland Yard y del Comité de Vigilancia los crímenes se suceden, cómo si de una competencia sádica se tratase.
Esta es la historia de aquellos asesinos, y del hombre y la mujer que los enfrentaron.



Opinión:

Ya os he hablado en alguna otra ocasión de Gabriel Pombo.
Un autor uruguayo al que se considera uno de los ripperólogos, (del inglés Jack the Ripper, es decir, expertos en Jack el destripador), más destacados del mundo y gran amigo de este blog.
Ya tuve la oportunidad de leer y comentar otro de sus libros, Jack el destripador. La leyenda continúa y quedé bastante satisfecha con la lectura, por la cantidad de datos, muchos de ellos desconocidos, que facilitaba el autor sobre la misteriosa figura del asesino de Whitechapel, las investigaciones que se llevaron a cabo entorno a ese criminal victoriano y las posteriores teorías que surgieron.
Hace muy poco, Gabriel Pombo me envió las pruebas de las portadas de la que se iba a convertir en su próxima novela, El animal más peligroso. Un thriller victoriano y desde ese mismo momento, el libro me entró por los ojos.
Y es que como se suele decir... Una imagen vale más que mil palabras.


El artista elegido para realizar la portada, al igual que en la anterior obra, era Alejandro Colucci. Un ilustrador con muchísimo talento, cuya obra estoy segura de que conoceréis, ya que sus ilustraciones adornan las cubiertas de las novelas más de moda.

Pero vayamos al interior...
Las anteriores obras de este escritor podían clasificarse como ensayos de investigación.
En Jack el destripador. La leyenda continúa, nos encontrábamos con un ligero cambio.
Pombo nos sorprendía con un ensayo novelado, donde apreciábamos lo cómodo que se sentía escribiendo dentro del género de la novela, y los lectores agradecíamos que el texto se alejase de la estructura clásica de un ensayo, aunque mantuviese la rigurosidad de los hechos.
Así que no es extraño, que de nuevo nos haya vuelto a sorprender con la que será su primera obra dentro de la categoría de novela.
Una historia de ficción donde los hechos históricos y los personajes reales casi logran eclipsar a los verdaderos protagonistas, los ficticios.


En la obra pueden apreciarse varias partes bien diferenciadas.
En un principio conocemos a los personajes ficticios y de su mano seremos guiados por una detallada narración, una crónica minuciosa, que girará alrededor de los asesinatos que asolaron el Londres victoriano.

Los personajes.
Jack el destripador y el Asesino del Torso, serán personajes omnipresentes a lo largo de toda la obra, pero hay otros secundarios, también reales, descritos de forma muy acertada y que juegan un papel decisivo en la narración.
Esos protagonistas reales, fueron testigos de primera mano de los asesinatos de ambos homicidas y aunque tienen escasa participación en la historia, reconozco que su papel histórico pesa demasiado en cualquier obra donde aparezcan.

Esos testigos reales son:
Frederick George Abberline, el Inspector jefe de la policía Metropolitana de Londres. Una importante figura policial en la investigación de los asesinatos de Whitechapel.
Thomas Bond, cirujano forense de la policía que realizó las autopsias a varias de las victimas.
Henry Moore, Inspector jefe de Scotland Yard.

La parte de ficción nos llega de la mano de una pareja de protagonistas. 
Y vuelvo a recalcar lo dicho, los hechos que se narran logran acaparar toda nuestra atención y desplazan a un inmerecido segundo plano a estos dos protagonistas.
Arthur Legrand, es un detective de origen francés que lidera un grupo de investigación que va tras los pasos del asesino múltiple. Un genio del disfraz que hace que mi mente vague en dirección a otro personaje decimonónico, Sherlock Holmes.
Y luego tenemos a Barbara Doyle, el personaje femenino, que aunque dista mucho de ser 'redondo' logra conquistarnos sin esfuerzo.
Me pregunto si estos dos personajes son un guiño de Gabriel Pombo a la obra de Arthur Conan Doyle o es simple coincidencia.

Me ha gustado mucho el papel de Barbara en esta historia y es que siempre presto especial atención a los personajes femeninos en textos ambientados en el Siglo XIX o principios del XX.
Barbara es un gran exponente de las mujeres valientes que empezaban a reaccionar, a abrirse camino en el difícil mundo en el que les había tocado vivir, destinado en exclusiva a los varones.
Las mujeres se veían desplazadas a un segundo plano, limitando su papel a labores domésticas.
Barbara es una periodista que no duda en hacer frente con eficacia a sus "colegas de oficio", varones, aunque luego sus artículos vean la luz bajo seudónimo, algo frecuente en la época, ya que era imposible que una mujer, seres considerados de inteligencia limitada e inferior a la de los hombres, tuviese capacidad para pensar por sí misma.
Este papel impuesto que marginaba a las mujeres, se ve resaltado al incluir la opinión que tienen las criadas sobre su forma de actuar y que consideran totalmente alejado del código de conducta social que debería cumplir una señorita; y es que como veréis, ésta en particular tiene un comportamiento totalmente pecaminoso:
Joven, soltera, y con trabajo fuera de casa. 

En fin, dejemos de lado la ironía, porque no vamos a descubrir nada nuevo, la era victoriana fue una época de enormes contradicciones, se consideraba inmoral todo lo que pudiese alejar a una mujer de quedarse encerrada en casa al servicio de la familia...

Otro detalle más a tener en cuenta y en favor de este personaje femenino, es el relato que nos regala Barbara sobre una captura ficticia de Jack el destripador.
Ese momento, al igual que otro que se desarrolla en una cantina, donde cuatro peniques entran y salen de escena, es el momento elegido por Gabriel Pombo para incluir un par de escenas cómicas en la historia. Nos sumerge en un pequeño juego junto a los dos protagonistas y terminan arrancándonos una amplia sonrisa.

Y ahora viene la pega generada entorno a estos dos personajes.
Merecerían haber tenido más participación, cincuenta páginas e incluso me animo a decir cien, para desarrollar más sus papeles, porque su actuación se hace corta en esta novela. Resultan demasiado interesantes para abandonarlos y formarían un tándem perfecto para dar continuidad a sus aventuras en una saga. No será por falta de asesinos en esa época...

Unos últimos apuntes...

Debido a los grandes conocimientos de Gabriel Pombo y al extenso trabajo de investigación que ha realizado sobre la figura de Jack el destripador, es normal, que este personaje intente a golpe de cuchillo, tomar también el protagonismo en esta historia que no le pertenece.
Para alguien que ha estado siempre catalogado como uno de los asesinos más macabros de la Historia, es normal, que no se conforme con pasar por esta narración de puntillas, como lo haría un secundario más.

Por eso insisto, el Descuartizador del Támesis, es el personaje sobre el que se construye esta historia y concluye con un final del todo imprevisible.
Pero hay que recordar, al igual que ocurría en la obra de Sarah Pinborough, El segundo asesino, que hablaba sobre el mismo serial Killer, que se trata de una obra de ficción.
El asesino del Torso o Descuartizador del Támesis como se le calificó y Jack el destripador, coincidieron con sus macabros asesinatos en un espacio de tiempo muy reducido en Londres.
Ambos asesinos desaparecieron sin dejar rastro y muchas teorías surgieron alrededor de estas dos figuras.
Jamás conoceremos su identidad y ese hecho quizás, es el que les ha convertido casi en un mito.
Es cierto que Jack puede considerarse como uno de los primeros asesinos en serie, su actuación fue macabra, pero creo que El descuartizador del Támesis que tuvo menos notoriedad, lo superaba.
Su modus operandi consistía en desmembrar a las víctimas prestando especial hincapié en la cabeza, que deformaba para evitar que se la reconociese y tras esto arrojaba los restos al río.

Llegados a este punto habrá quien diga, que una nueva novela donde reaparece Jack, un personaje del que tanto se ha hablado no es muy original; pero aquí hay que decir que gracias a la experiencia y a los conocimientos que aporta este autor sobre el tema, junto con el hecho de que ambos asesinos coexistiesen al mismo tiempo en Londres, hace que aparezcan ante nuestros ojos como personajes reinventados.
La historia al cambiar de manos nos ofrece otro enfoque, otra versión, que hace que comprendamos mejor los detalles sobre como se desarrollaron las investigaciones y las medidas de seguridad que se tomaron para proteger a la gente de Whitechapel..

La novela salió a la venta en julio en Argentina. Aunque fue una edición muy pequeña, los visitantes de ese país ya podéis disfrutarla; en Uruguay, de donde es este escritor, saldrá a la venta en estos días en caso de no haberlo hecho ya.
Los españoles de momento tendremos que limitarnos a esperar para ver si esta nueva novela ve la luz en nuestro país. A ver si alguna editorial se anima y hace que esta obra cruce el charco.


domingo, 6 de septiembre de 2015

Jack el destripador. La leyenda continúa de Gabriel Pombo

Sinopsis:

Un riguroso análisis sobre el mítico personaje de Whitechapel.
Sus macabras hazañas se convirtieron en leyenda.
Su identidad permanece oculta bajo un velo tan impenetrable como la densa niebla de las noches londinenses donde el criminal hiciera su aparición. La trama tiene por epicentro a los dramáticos acontecimientos del llamado "Otoño de Terror" de 1888, y se contextúa en el mísero distrito de Whitechapel sobre cuyas adoquinadas calles el psicópata dejó un reguero de sangre.
Los potentes ecos de un caso mítico que aun resuenan en nuestros días, narrados por un experto latino en la era victoriana.

Opinión:

Lo primero es agradecer a un buen amigo sus frecuentes visitas a este blog y su deferencia al enviarme su nuevo libro.
Me estoy refiriendo al escritor Gabriel Pombo.
Gabriel Pombo es un escritor y abogado uruguayo conocido tanto por sus ensayos relacionados con temas criminológicos, como por sus charlas sobre la figura de Jack el destripador y la época victoriana.
Gabriel Pombo nos ofrece una obra que posee la rigurosidad de un ensayo y al mismo tiempo la amenidad de una novela.
A través de fragmentos novelados, nos irá relatando los sucesos con precisión, tal y como se cree que ocurrieron en el otoño de 1888.
Seguiremos los pasos de las víctimas y de los posibles sospechosos. Esa información se complementará con datos de como se llevaron a cabo las investigaciones. Nos mostrará los posibles fallos en las pesquisas, al tiempo que incorpora nueva información o pruebas halladas a través de los avances tecnológicos y científicos.

La novela está dividida en varias partes o capítulos, donde se analizan todos los hechos encontrados alrededor de la misteriosa figura del asesino de Whitechapel.
El primer capítulo, como no podría ser de otra forma, gira entorno a las víctimas y a sus costumbres.
A partir del segundo, alrededor de los sospechosos y posibles profesiones tras las cuales podría esconderse el misterioso asesino. Marinos mercantes, barberos, médicos, matarifes, eran las profesiones que contaban con más posibilidades.


Jack el destripador se ha convertido en todo un icono para la criminología.
Los motivos son varios, pero el principal es de sobra conocido. A pesar de que muchos han sido los expertos que han centrado sus estudios en esa figura macabra decimonónica, no han logrado desentrañar el enigma criminal más cautivante de todos los tiempos.
El criminal culpable de cometer esos sórdidos crímenes, nunca fue encontrado.

Tampoco hay que olvidar que tanto el cine como la literatura, han contribuido a aumentar la leyenda alrededor de este sanguinario asesino.
¿Qué hace tan atrayente a este personaje? Básicamente el morbo.
La oscuridad en que se amparaban sus crímenes, que las víctimas fuesen prostitutas, que ocurrían en un barrio pobre, frecuentado por ricos y burgueses. La gran difusión de los crímenes a través de los periódicos de la época, los posibles motivos ocultos...

Pero centrémonos en lo que considero más importante y a lo que se da más importancia en este libro.
Muchos psicópatas fueron relacionados con Jack el destripador y sus actos.
Las barbaridades perpetradas y la divulgación mediática contribuyeron a que estos delincuentes fuesen propuestos como "posibles culpables" de haber consumado la obra del asesino del East End.
En 1888, Jack el destripador, era la estrella criminal indiscutible y muchos personajes tanto anónimos como públicos fueron relacionados con él.
El resto de capítulos están dedicados a esos personajes.
El duque de Clarence; es decir, el principe Albert Víctor, fue uno de los sospechosos de más alto rango junto con Arthur Conan Doyle o el médico personal de la reina, por citar a algunos de ellos.

También tendremos un capítulo dedicado a James Maybrick. Uno de los principales sospechosos a lo largo de este siglo y sobre el que se han escrito algunas obras.
En "Jack el destripador". Diario con prólogo de Shirley Harrison, James Maybrick aparece como el candidato indiscutible a ser el asesino del East End. Un libro que curiosamente tengo desde hace bastantes años y que ahora inevitablemente, tendré que leer.

Como suelo decir a menudo,  unos libros nos llevan inevitablemente a otros y en este caso, me reafirmo en lo dicho.


Gabriel Pombo, tampoco olvida mencionar a otros asesinos en serie que se ganaron un espacio en la galería de monstruos y que en algún momento, se pensó que podían estar relacionados con el causante del Otoño del Terror de 1888.
"El asesino loco" calificado así por la prensa británica y australiana. "El loco del hacha" que actúo en la localidad de Austin en el estado de Texas, "El descuartizador del Tamesis" o "Asesino del torso" que ya salía mencionado en El segundo asesino de Sarah Pinborough.

Todos los personajes citados, los candidatos a haber sido el posible "Jack el destripador" son literariamente muy interesantes y eso es uno de los puntos que favorece la lectura de esta obra.
Otro aspecto positivo, es que el autor no se limita a realizar una copia de los datos ya conocidos sobre este personaje. Llegados a este punto cabe mencionar, que ha realizado una excelente labor de investigación que se ve reflejada en las páginas de este libro.
Ha estudiado en profundidad libros, informes policiales e incluso los datos que se salvaron de las autopsias.
El gancho de esta obra consiste en que algunas partes, como ya he mencionado están noveladas, lo que hace que la lectura sea amena.La inclusión en esas partes de datos e información rigurosa, se asimila sin dificultad.
La estructura de la obra, dividida en secciones, también favorece a que los datos no se dispersen. De esa forma el lector va centrándose en el tema que trata cada capítulo barajando sospechosos e hipótesis.
Algunas teorías que se han ido manejando a lo largo del tiempo y que nos cuenta el autor, como podréis comprobar, resultan totalmente estrafalarias, aunque hay que reconocer que otras podrían haber sido acertadas.
Gabriel Pombo nos las presenta con objetividad, no interfiere en nuestra opinión y deja que el lector fantaseé apostando por un sospechoso u otro y decida finalmente hacia que hipótesis se inclina.
Otro detalle a tener en cuenta es la inclusión de fotografías que complementan los datos de manera interesante, enriqueciendo el aporte de datos.

Para terminar un último apunte.
Esta obra no se centra solamente en víctimas y posibles verdugos.
Muchas han sido las teorías que han intentado hallar el móvil para tan sórdidos asesinatos y aunque aquí tampoco encontraremos la respuesta, quizás sí nos ayude a tener algunas ideas algo más claras.
¿Qué se ocultaba tras las mutilaciones de las prostitutas? ¿Se trataba de sadismo o fetichismo?
¿El asesino se trataba de un amante despechado, de un asesino misógino u homosexual?
Tras más de un siglo sin resolver estos macabros asesinatos poco más se puede añadir, quizás si os decidís a leer esta obra algunos personajes que se encontraban en vuestra lista de posibles sospechosos pasen a ser firmes sospechosos.

Si os interesa este tema y personaje, esta obra es una excelente elección. De momento solo está siendo distribuida en Sudamérica pero en breve, esperamos que esté a disposición de los lectores españoles.
Para los que queráis profundizar más sobre este sádico personaje o sobre su autor podéis hacerlo en la web de Gabriel Pombo.
http://pomboypombo.blogspot.com.es/