Actualizada 26/06/2017

Saga del cabo Holmes de Carlos Laredo

jueves, 21 de agosto de 2014

La memoria del agua de Teresa Viejo

Sinopsis:

Tras la muerte de su madre, Álvaro de Llano encuentra fortuitamente una carta y una foto que cambiarán su vida. Iniciará una búsqueda incansable en la que solo podrá ayudarle una anciana, que le hará conocer una antigua leyenda olvidada de todos: la del Balneario de La Isabela. Construido en el siglo XIX, rápidamente se convirtió en lugar de recreo favorito para la alta burguesía española y europea. Las grandes fiestas, los bailes de etiqueta, el lujo y esplendor propios de los felices años veinte hicieron de La Isabela el paraíso de muchos. Pero todo cambiará cuando un bañista aparezca muerto en la sala de inhalaciones. A partir de ese momento nada volverá a ser igual.
Reconvertido con el paso de los años en hospital psiquiátrico, las paredes de la antigua casa de baños encerraban numerosos secretos que quedaron sumergidos para siempre en el pantano de Buendía. Pero ¿qué escondía el sanatorio?, ¿qué experimentos médicos al margen de la ciencia se realizaron en él durante la guerra civil?, ¿qué vínculo une a la anciana con Álvaro y el sanatorio?

Opinión:

La trama está centrada en el balneario de La Isabela. Un lugar que realmente existió, en el límite entre las provincias de Guadalajara y Cuenca y actualmente sepultado por las aguas del pantano de Buendía.
Un real sitio que nació gracias a sus aguas, ya alabadas en tiempos de los romanos, creado en 1826 por el Rey Fernando VII, recibiendo el nombre en honor de su esposa Isabel de Braganza. Posteriormente debido a la calidad de sus aguas termales se convirtió en un lugar de referencia y disfrute de la alta burguesía y aristocracia de la época. La Isabela, pereció bajo esas mismas aguas que le habían dado la vida, 130 años después y cuyas ruinas aun son visibles, cuando el nivel del pantano desciende.
Como he dicho un lugar que comenzó siendo dedicado al descanso pero al que también persigue una leyenda negra, ya que culminó sus días convertido en un psiquiátrico tenebroso.

Tras este pequeño prefacio que me he permitido realizar paso a la reseña en sí.
Comienza con una búsqueda, la de Álvaro.
Este, tras el fallecimiento de su madre encuentra una carta y una fotografía que le revelarán que su padre, al que no llegó a conocer, no falleció en la Guerra civil. Esos objetos le pondrán tras su pista, emprendiendo una investigación que le lleve a esclarecer el misterio familiar que de golpe se ha creado alrededor de la figura paterna.
De esa forma logra contactar con Amada Montemayor. Una anciana que confiesa haberle conocido, ya que es hija de los que fueron propietarios de La Isabela.

Esto a grandes rasgos, es el comienzo de la historia. Pero no os vayáis a pensar que el argumento se centra en esa búsqueda que os he comentado, porque no es así.
Aunque en un principio pueda parecerlo, esa investigación pasa a ser un hilo totalmente secundario, sin importancia hasta el final. Es únicamente el medio elegido, por la autora, para centrar la trama en el tema principal que es el balneario de La Isabela.
A través de las palabras de Amada y de sus recuerdos nos introducimos en la narración y en los sucesos ocurridos alrededor del balneario y de las personas que lo frecuentaban.

La novela resulta difícil de catalogar, ya que podría enmarcarse a la vez dentro de muchos géneros: misterio, policíaca, histórica, drama... yo me inclino por incluirla en la sección de novela histórica.

La obra está dividida en dos partes bien diferenciadas, ambas con capítulos breves que hacen que las páginas del libro pasen a una velocidad vertiginosa ante el lector.
En la primera parte Amada nos transporta a 1922, cuando el balneario era uno de los lugares de moda donde la alta burguesía acudía a disfrutar de unos días de relax, al tiempo que sus aguas obraban milagros reparando infinidad de dolencias.
La segunda parte nos lleva a 1925 y comenzaremos a ver la transformación y posterior declive del lugar, hasta su total desaparición.

Hace unos meses (Al principio de 2014) reseñé la otra novela de Teresa Viejo, más actual titulada Que el tiempo nos encuentre. 
Como menciono en esa entrada me sorprendió muchísimo lo que encontré tras sus páginas y hoy puedo decir que ésta, aún siendo anterior me ha parecido muchísimo mejor.
Los motivos pueden ser varios...
He pasado por la zona, por lo que los parajes citados me resultan aunque no conocidos sí familiares. Me gustan las historias con intriga y misterio. Me atraen las leyendas negras y las supersticiones que las envuelven, y sobre todo, que no haya un exceso de romanticismo.
Por otra parte, admiro la forma de narrar de su autora, sencilla y natural pero haciendo un uso del lenguaje muy correcto. El modo en que consigue atrapar al lector con el suspense desde el principio, sin rodeos innecesarios.
Historias corrientes que convierten a unos personajes perfectamente descritos y reales en únicos.
Cualquiera con este mismo argumento crearía una obra de misterio y punto... No sería más que otra novela entre muchas...
En cambio Teresa Viejo va más allá, enlazando realidad con ficción sin que el lector note donde se encuentra el límite entre una y otra...
Adorna la historia sutilmente y nos seduce con ella. Nos ofrece una novela con base real, con tintes oscuros, quizás con una parte de leyenda negra, una de las muchas que circulan por nuestro país...de las que pueden contar nuestros mayores sobre cualquier lugar... pero mostrándonos todo, desde su época más brillante hasta su total decadencia.

Para terminar diré que a todos nos gusta estar al día en lo que se refiere a novedades literarias, leer lo último que lanzan las editoriales... pero sería injusto para muchas obras, no ser rescatadas por nosotros, los lectores, pues terminarían pasando desapercibidas o peor, cayendo en el olvido.
Esta novela fue escrita en 2009 y sería un error dejarla pasar sin leer... Una novela que despertará nuestra curiosidad y nos empujará a buscar datos sobre ese emblemático lugar que fue "El balneario de La Isabela".

3 comentarios:

  1. No he leído nada de esta autora, pero últimamente estoy viendo muy buenas críticas de sus libros y me empieza a picar la curiosidad. Gracias por la reseña!

    ResponderEliminar
  2. Es una novela que tengo anotada desde hace un tiempo por otra reseña que leí también muy positiva, lo único que me falta es hacerme con ella
    Besos

    ResponderEliminar
  3. Pues no conocía ninguna de las dos novelas que mencionas de Teresa así que las apunto. Conozco a Teresa de haber leído su libro Hombres: Manual de Empleo que fue una especie de ensayo que me gustó y también me hizo reir por las grandes verdades y realidades que cuenta. Desde entonces no he vuelto a leer nada de la autora y mira que me gusta su estilo.

    Bs.

    ResponderEliminar