jueves, 18 de septiembre de 2014

El segundo asesino de Sarah Pinborough

Sinopsis:

1888:
Los ciudadanos de Londres se hallan conmocionados por los crímenes de Jack el Destripador, pero lo peor está por llegar... Cuando se descubre un torso en el Támesis, el doctor Thomas Bond, cirujano de la policía, comprende que hay un segundo asesino actuando en la ciudad donde, tan solo unos días antes, Jack el Destripador mató a dos mujeres en una sola noche. Pero este crimen ha sido obra de un asesino muy frío, uno que carece del característico ímpetu de Jack. Según avanza la investigación y aumentan las víctimas, el doctor Bond se pregunta: ¿qué clase de monstruo se esconde a plena vista en las calles de Londres?


Opinión:

Un comienzo pésimo...

Cuando decidí aventurarme entre las páginas de este libro, lo hice aún a riesgo de poder equivocarme. No había leído nada sobre su autora ni sobre la obra en concreto y buscando por internet, tampoco encontré ninguna opinión que la hiciese referencia, ni positiva ni negativa.

Este libro tiene un poco de todo, desde algún fallo a momentos en los que te engancha. Pero considero que en general, la narración sufre demasiados altibajos. Cuando consigues cogerle el hilo has pasado demasiadas páginas.
Lo que más me llama la atención y que considero un error es el prefacio.
Nada más comenzar, su autora ya nos deja claro que habrá continuidad para esta novela y otro detalle, es que a lo largo de ese párrafo, no deja de justificar el enfoque que le ha dado a su obra.
"Me he ceñido a los hechos reales documentados... pero..."
"Muchos de los personajes que aparecen existieron de verdad... pero me he tomado ciertas libertades con ellos, con su vida privada y personalidad"
Evidentemente, esta aclaración podría habérsela saltado y optar por crear personajes ficticios como hacen cientos de autores, aunque sus obras citen algún hecho real. 
Y para colmo, nos indica que los asesinatos del Torso del Támesis nunca fueron resueltos...
Con lo cual, el lector sin haber llegado a comenzar la lectura, sopesa si realmente merecerá la pena comenzar con un libro, donde sabemos desde el principio, que no se resolverá la historia y encima nos anuncia que hay secuela, donde obviamente tampoco se resolverá.
Yo opté por leerlo porque desconocía que al mismo tiempo que actuaba Jack el destripador en Londres, también lo hacía este Asesino del Torso. Desconozco el motivo por el que se dio más publicidad al primer asesino, ya que resultaban los dos igual de sanguinarios... pero ya os advierto que esa duda tampoco será resuelta.

La novela está dividida en tres partes (45 capítulos), más un epílogo brevísimo, de un párrafo más o menos, que corresponde al titular de un periódico.
Está compuesta por varios hilos argumentales con sus correspondientes personajes y entre el relevo de uno y otro, podremos leer titulares de los principales periódicos de la época.

En la Primera parte, aparece el hilo del Dr. Bond, que será nuestro protagonista y narrado en primera persona.
El del Inspector Moore encargado de la investigación y el de un personaje muy extraño, Aaron Kosminski que me tuvo desconcertada toda la primera parte de la novela.
Estos dos últimos personajes contarán la historia a través de un narrador, que parece no saber mucho más de la trama que los propios personajes.
El hilo del Dr. Bond y del Inspector Moore, corren de forma paralela, ya que comparten la investigación cada uno en su especialidad y los descubrimientos de un personaje, se complementarán con los del otro.

La historia mejora... aunque lamentablemente tarde.

Ahora bien, aquí llegamos a la Segunda parte:
Hasta ahora no cabía destacar nada importante, aunque no era aburrida y se dejaba leer, no me aportaba nada nuevo y tampoco lograba captar por completo mi interés.
Llegados a este punto reconozco que la trama mejora. Pero debo deciros, que nos encontramos ya en el capítulo veinte, lo que supone tener leído un 40% del libro.

En esta segunda parte aparecen nuevos personajes con sus hilos propios.
De esta forma podremos leer el diario íntimo de James Harrington, que como no podría ser de otra forma aparece narrado en primera persona.
Este personaje aparece citado en algunas ocasiones en la primera parte, pero sin ninguna actuación de relevancia. Parece un personaje ambiental, pero según avancemos comprobaremos nuestro error.
James, inicia su narración del diario en 1885, como veis años antes de que comiencen los sucesos en Londres (1888). Este hilo irá dando pequeños saltos hacia adelante, hasta alcanzar al resto de personajes en la narración y mezclarse con ellos.
Un personaje que adquiere intensidad según avanzan las páginas de esta obra y que llegado el momento, parecerá que intenta ocupar el lugar de protagonista, arrebatándoselo al Dr. Bond.
Las piezas en este momento comenzarán a encajar e irán descubriendo ante los ojos del lector una narración que termina por enganchar, aunque la lectura está ya muy avanzada cuando esto sucede.
En uno de esos saltos nos posicionaremos en el París de 1886 y comprenderemos por fin, el significado del primer capítulo que se había quedado un poco descolgado en la trama y alejado por completo de la historia principal.

También hará aparición otro personaje Elizabeth Jackson.
Un personaje al cual se le da una importancia asignándole un hilo propio y del cual se podría haber prescindido totalmente, porque no aporta absolutamente nada a la trama.
Cuando Elizabeth hace aparición en esta segunda parte, los personajes comenzaran a moverse alrededor de su historia y podrían haberlo hecho de igual manera sin darle un protagonismo inmerecido.

En esta parte, algunos pasajes hacen recordar a Drácula de Bram Stoker y no solo por la ambientación Victoriana, también por la forma de narrar y algunos perfiles de los personajes.

En la Tercera parte, el protagonismo recae por completo sobre Dr. Bond y de esta forma llegamos al final.

Como he dicho mejora desde la mitad pero tampoco es para tirar cohetes.
La mezcla de ficción con los asesinatos de Jack el destripador y del asesino del Torso no la convierten en una novela única, es tan solo una obra más de ficción entre muchas y sinceramente, no se de donde va a sacar para hacer su anunciada secuela.
Todos los hilos quedan cerrados en lo que a ficción se refiere, obviamente, al no encontrarse jamás al asesino, al igual que ocurrió con Jack el destripador, la leyenda creada alrededor de esos personajes da para mucho y ya sabemos, que la imaginación de los escritores es inagotable.
En lo que a ficción se refiere, hay un detalle en uno de los personajes que sí podría dar para continuar en otro libro. Pero, eso también sería sacar demasiada punta al lápiz.
De todas formas, para ver como se resuelve este enigma creado alrededor de la secuela tendremos que esperar a que sea publicada en castellano y no estoy muy segura de si me pondría a leer la continuación. Aunque sí me pica la curiosidad por saber que derroteros tomará la nueva entrega tampoco me ha enganchado tanto como para no poder vivir sin leerla.

Mi puntuación: 6/10

lunes, 15 de septiembre de 2014

Otra vuelta de tuerca de Henry James

Sinopsis:

Una joven e inexperta institutriz se hace cargo de la educación de un niño y una niña, contratada por su tutor, un atractivo caballero que le otorga plenos poderes sobre los pequeños y sobre la casona familiar perdida en el campo, con toda la servidumbre incluida, a condición de que nunca, bajo ningún concepto, se le importune con noticias de los niños o de la casa.

Desde el primer momento la institutriz siente una presencia en la casa y muy pronto deberá enfrentar la aparición de dos fantasmas que rondan a los niños. A partir de ese momento, armándose de valor, la protagonista tratará de tomar las riendas de la situación mientras los hechos se precipitan hacia un final tan imprevisible como inevitable.

Opinión:

En la reseña anterior que hice sobre el libro "La casa y el cerebro" de Edwar Bulwer-Lytton, mencioné, que una de las situaciones que más terror suelen provocar, tanto en películas como en literatura, es cuando el protagonismo de esas escenas recae en la figura de un niño o un animal
Pues ahora me permito añadir, que si un niño da miedo... dos lo dan mucho más...

La novela comienza con un grupo de amigos reunidos entorno a la chimenea de una antigua casa mientras cuentan historias...
Con este primer capítulo escrito a modo de prólogo, el lector se centra en la historia.
Ese capítulo nos dará información que el lector debe conocer antes del comienzo real de la historia.
La verdadera historia comienza cuando nuestra protagonista, una institutriz, llega a la mansión para hacerse cargo de dos niños pequeños, Flora y Miles, recientemente huérfanos y que han quedado a cargo de su tío. Ese familiar en concreto, se encargará de mantenerlos, pero al mismo tiempo, los quiere alejados de él.

Desde el comienzo Henry James logra infundir intriga en la narración...
El familiar más cercano quiere mantenerse alejado de los críos, la institutriz debe firmar unas condiciones de contrato fuera de lo corriente, algunas muertes entre la servidumbre un tanto extrañas, una casa bastante solitaria...
Si os animáis a leer esta novela comprobaréis, que lo que nos transmite miedo o ansiedad profunda en esta obra, no son solo los fantasmas, el extraño comportamiento de unos niños pequeños o la atmósfera inquietante creada alrededor de ellos. También contribuye a crear angustia, el que el autor juegue con nuestro miedo, el miedo a lo desconocido.
Actualmente estamos saturados de historias de fantasmas, zombies, casas encantadas y no nos resulta raro lo que encontramos en esas historias, ya nada nos sorprende. Pero nos encontramos ante una novela escrita en 1898 y el temor que provoca en el lector es escalofriante.
Sabe conectar con nuestros miedos más profundos, esa emoción primaria que nace en el ser humano cuando intuimos un riesgo o amenaza y crea una tensa espera... ¿Y cómo lo consigue? Pues en buena parte con los diálogos, con las frases interrumpidas... pero sobre todo, con lo que no se dice en esas conversaciones. El misterio está en esas frases que quedan en el aire y en lo que no se quiere llegar a nombrar.
Henry James juega con la imaginación del lector, porque no hay nada más terrorífico que la imaginación del ser humano. En vez de atar cabos cede protagonismo al lector, para que sea él quien encuentre respuesta en lo que se esconde tras los extraños fenómenos, la forma de solucionarlo y el desenlace.
Un detalle que puede resultar curioso, es que desconoceremos el nombre de la protagonista. Este pequeño detalle que podríamos considerar sin importancia aporta su granito de arena a la hora de crear un escenario cargado de intriga.
El autor elige transmitir la historia como memorias o diario íntimo para que los lectores seamos testigos del día a día. Iremos descubriendo los hechos de mano de la institutriz, siguiendo el orden cronológico de los acontecimientos y siempre fiel a como los vivió su protagonista. Por lo tanto, aquí queda resuelto el misterio de por qué no aparece su nombre en ningún momento de la historia. La verdad es que quedaría un poco extraño hablarse o citarse a sí misma, -eso sí que daría terror-, cuando el resto de personajes se dirigen a ella como querida o señorita

Todo escritor persigue que sus textos cautiven al lector. Los escritores de novela de intriga o thriller lo que anhelan, es que el lector sienta como propios los temores o angustias de los personajes. Este autor lo consigue sembrando a lo largo de la narración pequeñas sorpresas, sin saturar con ellas al lector. Se reserva esas sorpresas para momentos clave, eso unido a la elegancia, claridad y el detalle a la hora de contar la historia convierten esta obra en una de las mejores que he leído sobre fantasmas.

Mi puntuación: 8/10

viernes, 12 de septiembre de 2014

La casa y el cerebro de Edward Bulwer-Lytton

Sinopsis:

La casa y el cerebro se considera una pieza maestra de la literatura sobrenatural. El narrador de esta desasosegante fábula de fantasmas, desoyendo los consejos de sus allegados, decide pasar una noche, junto con su criado y su perro, en una casa encantada situada en Londres, de la que todos los demás huyen despavoridos. Allí, tal y como él esperaba, asiste a una serie de apariciones espeluznantes y descubre, a través de unas cartas, que la casa, muchos años atrás, fue el escenario de unos horribles crímenes. El secreto de todo parece encerrarse en una habitación vacía. Conectada a esta, la voluntad de un ser inmortal y perverso, uno de los que tuvo que ver con la casa en el pasado, ha creado y gobernado a distancia los extraños fenómenos.


Opinión:

Esta novela fue publicada en 1857 bajo el título de "The Haunted and the Haunters" o "The House and the Brain". Actualmente ha sido recuperada por la editorial Impedimenta donde yo destacaría una cuidada edición rematada con unas portadas excelentes.

Me gusta el género de terror y no me suele dar mucho miedo, pero reconozco que en lo relativo a casas encantadas... "eso es otro cantar". Siempre leo de forma obligada un rato antes de dormir, eso es un caldo de cultivo formidable para que estas novelas me den algún que otro sobresalto. Si a eso le añadimos que mi vecina de arriba tiene tendencia a arrastrar los muebles independientemente de la hora que sea, me obliga a hacer un intento por dormir con un ojo abierto y todos los sentidos en alerta, hasta que de forma irremediable me vence el cansancio.

Pero centrémonos...
Nos encontramos ante un relato breve de unas cien páginas aproximadamente.
Según la opinión de Lovecraft nos encontramos ante uno de los mejores relatos sobre casas encantadas jamás escritos y según Lafcadio Hearn la mejor historia de fantasmas creada en lengua inglesa. Digo yo que estos dos algo sabrían sobre el tema...

Por mi parte reconozco que el relato tiene tus pros y sus contras. Pero vayamos por partes...

La novela engancha desde el principio y cuenta con momentos muy intensos. Se podría decir que algunas de las situaciones narradas han conseguido ponerme la piel de gallina.
Lytton consigue estremecer al lector en tan solo cincuenta páginas. No necesita hacer extensas descripciones. Bastan unas sencillas frases para conseguir el ambiente deseado, el escenario, ya de por sí da para mucho... "una casa abandonada donde nadie quiere volver a habitar porque ocurren cosas".
Si a esto le sumamos algunos detalles como pasar la noche en la casa, velas cuya luz comienza a menguar antes de apagarse con la claustrofóbica sensación de saber que vamos a quedar sumidos en la oscuridad, crean un buen caldo de cultivo para que el lector no quite la atención de libro pero siempre mirando por encima de su hombro.

Otra baza que elogia la maestría de este autor, es incluir un perro que acompañe al protagonista en la aventura. Siempre he oído decir que en los libros o películas de terror los que más miedo infunden son los niños... Pues bien, yo aquí incluyo a los animales.
Creo que incluir a un animal en la obra es un elemento muy importante.
Esa atmósfera que crea entorno al animal cuando leemos que araña las puertas, tiembla de terror junto a la chimenea o el simple hecho de imaginar al perro elevando la mirada y fijándola en un punto indeterminado donde sabemos que no hay nada, mientras gime y recula hacia atrás... ese sexto sentido con el que cuentan los animales ya aporta otro elemento más de terror a las escenas.
También contamos con todo un Caballero inglés que ha visitado otras casas encantadas sin inmutarse... En cambio en ésta le veremos horrorizado por los sucesos, intentando que prevalezca la razón y la lógica sobre el pavor que empieza a inmovilizarle sin remedio ni solución...

Y aquí llega el pero... precisamente en lo que acabo de apuntaros.
El autor abusa tratando de dar explicaciones "lógicas" sobre los sucesos paranormales. Según el protagonista detrás de esos hechos que le han hecho temblar, debe estar la mano de una persona "viva".
Todos esos comentarios, esos párrafos que se convierten en interminables, ese intento por dar una solución de los hechos plausible, termina agotando al lector.
Demasiada retórica en las restantes cincuenta páginas, abarcando temas metafísicos, filosóficos como si se tratase de convencer al lector de unas ideas "que en su época" se consideraban irrefutables, teniendo en cuenta, que en el momento de ser escrito existía una verdadera fascinación por todo lo relativo a lo sobrenatural y el ocultismo...

Demasiado... para una historia que había comenzado de forma brillante.

Opinión: 6/10

jueves, 11 de septiembre de 2014

La piel dorada de Carla Montero

Sinopsis:

Si alguien me preguntase quién es Inés, no dudaría en la respuesta. Ella es el arte. Arte en cada uno de sus movimientos, en cada uno de sus gestos, en cada instante de su existencia. El arte que estremece y sublima el espíritu, que agita las emociones. La obra de arte más hermosa. Inés. En 1904 tienen lugar en Viena una serie de asesinatos que conmocionan a la inestable sociedad del imperio. Todas las víctimas son modelos de artistas, mujeres jóvenes y hermosas, de dudosa reputación, que pertenecen a La maison des manequins, una organización creada por la amante y musa de uno de los pintores más afamados de la ciudad: la bella y enigmática Inés. De la noche a la mañana, Inés se convertirá en la principal sospechosa de los asesinatos. Pero no es la única. El detective Karl Sehlackman se adentrará en la vida de lujo y arte de la Viena de Fin-de-Siècle y en los bajos fondos de un imperio decadente con la intención de desentrañar el caso más difícil de su carrera policial, ya que los principales sospechosos son su gran amigo de la infancia, el príncipe Hugo von Ebenthal, y la mujer de la que se ha enamorado irremediablemente... Una trepidante y arrebatadora historia que tiene como protagonista a una misteriosa joven que nos descubre, con su carácter adelantado a su tiempo, el fascinante mundo de las modelos de arte de principios del siglo XX. Pero, sobre todo, una mujer que con su cuerpo y su rostro inspiró a quienes la conocieron. Una mujer de la que todos los hombres anhelaron conquistar la piel pero sólo uno llegó a desnudar el alma.

Opinión:

¿Qué es la Piel dorada?
Podría ser perfectamente un Thriller histórico, aunque más bien, es un compendio de géneros, donde se mezcla Historia, intriga, novela negra y romántica. Todo a partes iguales.
Una historia que nos transporta hasta la ciudad de Viena a comienzos del Siglo XX.
Los personajes se nos presentan al comienzo con una fiesta. De esa forma tan sencilla, Carla Montero, se quita de un plumazo el tedioso trabajo de ir incorporando personajes a la narración y evitando con ello, que al final, el lector se distraiga de la trama.

Dieciséis capítulos, más prólogo y epílogo componen esta obra, que gira principalmente alrededor del mundo de las modelos de arte y que se desarrolla en dos tramas paralelas. La parte de investigación de los asesinatos corresponde a una de ellas, y la otra, a una historia de amor. Predomina el texto narrado en tercera persona, salvo excepciones que paso ahora a detallaros.
Tanto prólogo como epílogo corren de manos del inspector Karl Sehlackman, encargado de llevar la investigación de los asesinatos y está escrito en primera persona.
De la misma forma, en primera persona,  hallaremos las partes de la novela, donde el asesino refleja sus pensamientos, haciendo constante referencia a las víctimas.
Un soliloquio que consigue, que el lector se devane los sesos intentando averiguar a quien corresponden esas palabras. Ya que como os he mencionado, desde el principio el lector conoce a todos los personajes entre los que se deduce, que está incluido nuestro asesino.
Algo que me ha llamado la atención y que puede que solo se trate de una percepción mía, es que no veo ninguna figura que realmente destaque como protagonista principal. Más bien, veo un elenco de personajes, excelentemente creados, con personalidad, que se encargan de dar forma a la historia.
Un par de estos sujetos, sí es cierto, que destacan por encima del resto y cumplen un papel más relevante, pero sin llegar a tomar del todo el protagonismo. Son solo un elemento para guiarnos por la trama hasta llegar a Inés.
Y os preguntaréis ¿Quién es Inés?
Pues ese es el gran misterio... Una mujer tan enigmática como misteriosa... pero que se resiste a tomar el papel de protagonista principal.
Entra y sale de la narración, dejando su impronta grabada en nosotros. Lo que me obliga a considerarla más bien, un personaje incidental, que aparece en ciertos momentos puntuales, pero relevantes.
A través del resto de personajes, de sus comentarios y de los sucesos que irán ocurriendo, iremos creándonos un perfil aproximado de Inés.
El papel de Inés, en concreto, va aumentado en intensidad según avanzamos en la historia. Su presencia hace brillar las partes de la narración donde aparece. Es una mujer como os he dicho, con un halo de misterio a su alrededor, que deslumbra a todo aquel que se cruza en su camino, incluyendo al lector.

¿Qué podría decir sobre Carla Montero? Pues que me ha gustado muchísimo esta novela. Los escenarios elegidos, los personajes, su forma de escribir y como nos sumerge en el misterio y en ese mundo que giraba alrededor de las modelos de arte. En una época, de moral estricta, que consideraba que prostitución y posar desnuda, tenían que ir obligatoriamente de la mano...
Tiene una prosa cuidada que se hace muy agradable a la hora de leer. El libro tiene 400 páginas y las he devorado en dos días escasos.
Otro detalle importante... las descripciones.
No abusa de ellas, pero en cambio, nos transmite a la perfección el ambiente reinante en esa Viena decadente de principios del Siglo XX.
Una ciudad cargada de contrastes, con sus luces y sus sombras. La ostentación y el lujo que predominan en la vida de los aristócratas. Ese brillo que contrasta con la enorme oscuridad que hay en sus calles, fuera de los palacetes, cargada de pobreza, de prostitución y delincuencia.

La única pega... Que descubrí al asesino antes de llegar a la mitad. Tenía dos sospechosos desde el principio y aunque la autora juega al despiste con nosotros durante toda la obra, e intenta engañarnos, como es lógico, algo en mí me hacia desconfiar constantemente de esos dos personajes y cada vez que aparecían analizaba paso por paso sus palabras y comportamiento.
Con esto, no estoy diciendo que el asesino sea previsible ni que conocer ese dato reste intriga a la historia. Siempre nos queda preguntarnos por el motivo que empuja al asesino a actuar y ensañarse con las víctimas de la forma en que lo hace.

Como os he mencionado el estilo de Carla Montero me ha gustado mucho y paso a incorporar su otra obra, La tabla esmeralda, a mi lista de futuras lecturas.
Ahora lo único que me queda esperar, es que tras leer mi reseña, haya aparecido una duda en vosotros y os pique la curiosidad por saber...
¿Quién es Inés?
¿Podré adelantarme a la narración de Carla Montero y averiguar quién es el asesino?

Puntuación: 8/10

domingo, 7 de septiembre de 2014

Harriet de Elizabeth Jenkins

Sinopsis:
Esta novela, escrita en 1934 y un éxito de ventas en su día, reconstruye el llamado «misterio de Penge», que estremeció a la sociedad victoriana de 1877. Harriet es una mujer de treinta y dos años, elegante y adinerada, ya en posesión de su propia herencia; pero es también lo que «los vecinos del pueblo» de donde procede su madre llaman «tontita». Esta alma cándida y simple conoce un día, mientras pasa una temporada en casa de unos parientes pobres, a Lewis Oman, empleado en una casa de subastas, el cual no tarda en pedir su mano. «Las mujeres me encuentran atractivo», le dice a la madre de Harriet, que solo ve en él a un vulgar cazafortunas y que trata por todos los medios de impedir la boda. Sin embargo, ésta se celebra… y Harriet, a merced de su marido y de la familia de éste, entra en una pesadilla que nadie habría sido capaz de imaginar. Lo inimaginable es, ciertamente, el tema de Harriet, una novela que empieza como Washington Square y termina como Luz de gas. Elizabeth Jenkins compone una brillante historia de seducción y engaño que progresa como una novela de horror, con un suspense casi irrespirable. Harriet es horror. Miedo. Soledad. Dolor. Todo en mayúsculas. Elizabeth Jenkins crea un ambiente opresivo y estremecedor donde es imposible confiar en alguien y detalles insignificantes se convierten en terroríficos. Elizabeth Jenkins es una escritora completamente desconocida en España y ésta es la primera de sus novelas que se publica en nuestro país. Lo cierto es que tuvo una carrera muy interesante: se licenció en la Universidad de Cambridge en los primeros años en que las mujeres fueron aceptadas, se integró en el Grupo de Bloomsbury, fue uno de los miembros fundadores de la Jane Austen Society... Falleció hace muy poco, en 2010, en Hampstead, a los 104 años.

Opinión:

Cuando hablamos de Thriller todos pensamos en algo terrorífico, pero no es así. Solemos confundir el término y lo relacionamos con pasar miedo.
El Género Thriller lo que realmente persigue es despertar tensión o suspense a partir de una narración. Por ese motivo, en esta categoría se incluyen muchas veces Novela negra o Intriga. Hay una delgada línea que separa esos géneros y la dificultad a la hora de catalogar una novela es muy alta. Muchas veces una misma novela podríamos incluirla dentro de varios géneros al mismo tiempo y no por eso, ser una clasificación errónea.

Por lo tanto, para empezar os diré que no nos encontramos con un libro de Terror como tal. Yo la clasificaría más como Novela negra, aunque según avancemos entre sus páginas veremos que lo que da  verdadero terror es la frialdad de los personajes y sus mentes retorcidas. Pero de eso ya hablaremos más adelante...

La novela del Siglo XIX era muy realista.
Aunque esta obra como habréis leído, está escrita en 1934, recrea perfectamente el ambiente de finales de siglo, percibiéndose en ella una gran influencia de la novela Victoriana, que destacaba por ser muy costumbrista. Ese estilo se caracterizaba por la necesidad de hacer descripciones muy detalladas, prestando especial atención en las costumbres de la zona donde se recrea la historia, (algo que podréis comprobar según vayáis leyendo la novela). Además, la introducción en la trama venía siempre de la mano de un "romance" y algo que también llama la atención en todo lo relacionado con esa época, era que se hacía mucho hincapié en la rectitud de conciencia, la moralidad, la respetabilidad (aunque de puertas para adentro reinase la  hipocresía y el libertinaje).

En esta novela podemos destacar varias cosas:
Lo primero, la forma de expresarse. Los modismos que sin ningún esfuerzo nos trasladan a la sociedad Victoriana de 1877, con un lenguaje en desuso, recargado o sibarita, (según la opinión de cada uno).
Otro detalle que ya os mencionado son las descripciones tan detalladas que se hacen, vestuario, el entorno, comportamiento... pero que contrasta enormemente, con la escasez de detalles a la hora de describir el terror por el que debió pasar la protagonista.
La autora se vale de silencios para mostrarnos la crueldad. El terror en este caso va implícito en la narración. No es necesario expresarlo ni entrar en demasiados detalles que podrían confundirse con morbo gratuito.
Es un terror más bien psicológico que llega a causar angustia y desasosiego en el lector, al pensar, en la frialdad y la crueldad de los protagonistas, sobre todo, cuando ese horror viene de manos del entorno más cercano como son los familiares.
Esa recreación o ambiente claustrofóbico, lo consigue la autora haciendo uso de un ritmo muy pausado en la narración. A través de ese recurso, logra crear en nosotros, ese grado de ansiedad. Todos vemos desde fuera el peligro y lo que está a punto de suceder, menos la protagonista. Que en este caso, se mantiene en babia e ignora por completo lo que se le avecina. Sería bonito decir que no lo ve venir porque está ciega de amor, pero en realidad lo que ocurre, es que sufre cierta deficiencia y ve el mundo a su alrededor de forma distinta a como lo ven los demás.

Sobre los personajes...
En esta novela no existe un malo malísimo, ni un único personaje encargado de llevar el horror hasta límites insospechados... Aquí el papel de malos recae en varios personajes que rodean a Harriet. Todos son conscientes de lo que ocurre, pero lo ven de forma natural, ya que cumplen con un objetivo, (aunque bajo el punto de vista del resto de la sociedad no sea lícito). Todos tienen sus motivos para callar o hacer la vista gorda. Envidia, codicia, hipocresía o simplemente desidia y pereza... Siempre es más fácil mirar hacia otro lado y callar y de esa forma evitar futuros problemas.
Las descripciones que la autora hace sobre los personajes son excelentes y reflejan totalmente los sentimientos y el carácter de cada uno. Nos muestra quienes son los manipuladores en esta historia y quienes los adláteres.

Esta novela como ya habéis leído en la sinopsis, está basada en hechos reales. "El misterio de Penge", que causo una gran revuelo y consternación en la sociedad Victoriana del Siglo XIX. Una novela que a estas alturas podríamos considerar un clásico ya que se la considera como una de las primeras novelas basadas en hechos reales.

Tras leer esta obra estoy convencida de una cosa. Si el libro según lo leéis, no ha conseguido estremeceros en ningún momento, sí lo conseguirá cuando llegue al final. Os quedaréis sorprendidos, porque sinceramente el final es para helar la sangre, y del todo surrealista e indignante.

La última parte corresponde a un epílogo. Os recomiendo que no os lo saltéis ya que es importante por los datos que se proporcionan.  Se analizan algunos puntos muy relevantes, sobre el comportamiento de la víctima, de su entorno y de los verdugos.
El análisis no dista mucho de lo relatado por Elizabeth Jenkins en su novela, ya que la descripción de los hechos que hace a lo largo de la obra, es totalmente rigurosa. La única diferencia que hallaréis es el cambio de apellidos de los afectados. Un hecho lógico ya que cuando el libro fue publicado muchos de los afectados, o descendientes seguían con vida.

Puntuación: 8/10

miércoles, 3 de septiembre de 2014

Un millón de gotas de Víctor del Árbol

Sinopsis:

Gonzalo Gil es un abogado metido en una vida que le resulta ajena, en una carrera malograda que trata de esquivar la constante manipulación de su omnipresente suegro, un personaje todopoderoso de sombra muy alargada. Pero algo va a sacudir esa monotonía. Tras años sin saber de ella, Gonzalo recibe la noticia de que su hermana Laura se ha suicidado en dramáticas circunstancias. Su muerte obliga a Gonzalo a tensar hasta límites insospechados el frágil hilo que sostiene el equilibrio de su vida como padre y esposo. Al involucrarse decididamente en la investigación de los pasos que han llevado a su hermana al suicidio, descubrirá que Laura es la sospechosa de haber torturado y asesinado a un mafiooso ruso que tiempo atrás secuestró y mató a su hijo pequeño. Pero lo que parece una venganza es solo el principio de un tortuoso camino que va a arrastrar a Gonzalo a espacios inéditos de su propio pasado y del de su familia que tal vez hubiera preferido no afrontar. Tendrá que adentrarse de lleno en la fascinante historia de su padre, Elías Gil, el gran héroe de la resistencia contra el fascismo, el joven ingeniero asturiano que viajó a la URSS comprometido con los ideales de la revolución, que fue delatado, detenido y confinado en la pavorosa isla de Nazino, y que se convirtió en personaje clave, admirado y temido, de los años más oscuros de nuestro país.

Opinión:

Es curioso ver como el género que posiblemente más evolución ha sufrido en los últimos años es la novela policíaca o novela negra.
Los motivos de esa evolución son simples. Las series de tv y las nuevas tecnologías han hecho que los seguidores de este género nos hayamos convertido en un público mucho más exigente y que no se conforma con guiones sencillos.
Actualmente las categorías anteriormente citadas, no podrían escribirse como se habría hecho hace veinte o treinta años. Tanto autores como lectores, nos hemos visto influenciados por ese constante cambio. 

Como lectores... buscamos entre las páginas de un libro una trama compleja, bien documentada que nos sorprenda y atrape desde el principio. Sin dar rodeos innecesarios y con un final que no resulte previsible ni quede en manos del azar. Nos gustan los cabos bien atados y ¿Por qué no? Que se nos anime a pensar.
La forma de escribir evoluciona y con ella inevitablemente los gustos de los lectores.
Todo esto que os acabo de mencionar, es lo que vais a encontrar entre las páginas de esta novela. Una historia hipnótica e intensa donde se combinan hechos históricos, intriga y suspense, corrupción y amor entre otras... con descripciones brillantes, casi líricas, que nos transmiten los pensamientos y reflexiones de los personajes contrastando a su vez, con el gran dramatismo que hallaremos en la narración de los sucesos históricos.
La atmósfera conseguida hará que sintamos como propios los sentimientos y sensaciones que experimentan los personajes.

La obra divida en tres partes, está desarrollada en dos épocas. Dos historias paralelas que se irán alternando a lo largo de la novela. 
El autor aprovechará esa alternancia, esos saltos del pasado al presente y viceversa, para jugar con nosotros hasta la desesperación. ¿Y por qué digo esto? Muy sencillo, logra captar nuestro interés de tal forma, que cuando nos encontramos en el momento álgido de la trama, introduce un salto de capítulo arrastrándonos al pasado o presente, según corresponda al caso. Dejándonos literalmente con la boca abierta e induciéndonos a seguir leyendo, con el consiguiente peligro de llegar hasta el siguiente final de capítulo y ver que nos encontramos de nuevo ante la misma situación.

El hilo principal corresponde a la trama protagonizada por Gonzalo. Este personaje a grandes rasgos, es un hombre anclado en una vida monótona dirigida por otros y siempre a la sombra del hombre que fue su padre... Elias.
Como ya habréis averiguado, Elias será el encargado de guiarnos por los sucesos del pasado. 
La parte narrada con mayor dramatismo. Será un largo viaje que abarcará varias etapas y lugares, llevándonos hasta la Unión Soviética de Stalin y sus deportaciones en masa a Siberia, más concretamente a la isla de Názino, la Guerra Civil Española, la huida a Francia, la Segunda Guerra Mundial y el retorno a España.

Aunque el hilo principal es el de Gonzalo narrado en 2002, la historia de Elias es la que cuenta con mayor importancia, no por los sucesos históricos que se narran, sino porque sus actos, le perseguirán llegando hasta el presente y afectando a su hijo.
Ya conocéis a los personajes principales... Ahora bien, como es lógico no estarán solos.
En la obra aparecerán personajes secundarios, bien definidos con personalidades arrolladoras. Siempre unos más importantes que otros como es lógico, pero todos aportando su granito de arena a una trama que va in crescendo. 
Como no podría ser de otra forma cada personaje principal tendrá en esta historia su antagonista, encargados de dar mayor intensidad a la narración. 
Pero no vayáis a relacionar antagonista con antihéroe, porque ya os aviso que aquí no hay héroes ni villanos, todos tienen sus luces y sus sombras. Pese a que pueda parecer una paradoja, todos los personajes como seres humanos que son, tienen su parte de ángel y de demonio. Una dicotomía a la que se enfrentan de forma irremediable, el hombre virtuoso contra su lado más oscuro.

La novela está escrita con una agilidad abrumadora que se transmite a nuestra forma de leer. 
Con un lenguaje que carece de florituras pero que encandila al lector a través de algunas frases y reflexiones de los personajes dignas de destacar. Frases redondas que consiguen que el propio lector haga un alto en la lectura para releerlas y saborearlas en profundidad.

Le dije que no podía luchar ella sola contra toda la maldad del mundo, que sus esfuerzos solo eran una gota en un océano.
Y ¿Sabes lo que me respondió?
"¿Qué es el océano, sino un millón de gotas?"

*
Me fui a Londres, conocí a alguien, dejé que ese alguien me amase y fingí que podía seguir adelante. Aún sigo fingiendo y quizá algún día sea cierto.



Según vayamos avanzando entre las páginas del libro, veremos como las piezas van encajando como en la maquinaria del reloj más delicado. 
Puede que llegados a alguna situación en concreto, nos sobrevuele la duda y podamos pensar... ¡que casualidad! ¿no? Pero la buena literatura está plagada de coincidencias brillantes. No podemos negar que aunque puedan llegar a parecernos algo curiosas, las encontramos con frecuencia a nuestro alrededor, así que algo tan cotidiano no podría estar excluido de la literatura. 
De descartarlo, no habríamos podido regocijarnos en otras obras como por ejemplo, con el error que llevó al Abate Faria hasta la celda de Edmond Dantés o no habríamos saboreado lo ridículo de la situación ante la que se encuentra D'Artagnan a su llegada a París, donde se va encontrando de forma casual, con cada uno de los 3 mosqueteros y termina citándolos a distintas horas para retarse en duelo con ellos...
Para terminar con este breve inciso parafraseo a uno de los personajes del libro...

Las casualidades solo son una apariencia en la que se escudan los que no necesitan saber más.

Poco más me queda decir de una novela que me ha parecido Brillante. Digna de ocupar un lugar preferente en todas las librerías y por supuesto, en mi lista de recomendaciones.

Mi puntuación: 10/10

lunes, 25 de agosto de 2014

El hombre que arreglaba las bicicletas de Ángel Gil Cheza

Sinopsis:

El testamento de un escritor de novela negra empuja a su viuda, a su hija y a una antigua novia irlandesa -a la que abandonó años atrás sin explicación alguna-a convivir un verano en su casa de la playa junto a un taller de bicicletas en la costa mediterránea. Hay novelas que no se pueden contar, ni tan solo describir, porque sería como explicar un beso antes de darlo. "El hombre que arreglaba las bicicletas" es un verano en algún lugar de nuestro imaginario. Ángel Gil Cheza consigue contagiarnos su particular modo de ver el mundo; un lugar en el que se escucha cada palabra, se atiende a cada gesto y donde cada momento que compartimos con alguien cuenta.



Opinión:

Debo confesar que cuando elegí esta novela lo hice dejándome llevar por la portada y por el título. Desconocía cual sería el género y el argumento, aunque sí había leído bastantes comentarios en twitter sobre ella. Me encontraba ante una novela de 256 páginas en papel, lo que la convertía en la lectura idónea para mí en esos momentos, que venía de leer libros bastante más voluminosos. Considero que una novela que tiene menos de 350 páginas (que es donde sitúo yo el límite), es una novela cortita, ya que tengo tendencia a elegir libros que triplican esas páginas.

Esta novela comenzó siendo vendida únicamente a través de Amazon.
Tras permanecer durante varios meses como uno de los libros más vendidos en la plataforma, la editorial Suma de letras pasó a hacerse cargo de su publicación.
¿Y qué nos demuestra esto?
Pues simplemente algo que nadie puede negar, la importancia de los lectores, las nuevas tecnologías y las redes sociales.
Los lectores estamos provocando un cambio en la forma de publicar. Muchos autores pasan a publicar sus obras en plataformas digitales y los lectores decidimos que libros merecen la pena ser leídos y comprados.
El boca a boca funciona perfectamente en las redes sociales y los blogs no profesionales (pese a quien pese), cumplen una excelente función trasmitiendo opiniones.
Los lectores como digo, situamos entre la lista de los más vendidos a algunos libros y a sus autores. Realizamos por decirlo de algún modo, una pequeña selección a coste cero.
Las editoriales detectan de ese modo los libros que podrían merecer la pena ser publicados en papel. No sé si esto sera bueno o malo, pero los datos están a la vista de todos. Solo hay que ver a autores que comienzan publicando en Amazon y ahora ocupan lugares preferentes en las zonas de superventas de las librerías.
Supongo que las editoriales no compartirán esta opinión conmigo y no es cuestión de pugnar por ver quien tiene razón, ni entrar en discusiones sobre quien es el responsable del éxito del autor de moda, ya que al fin y al cabo, el éxito de una obra, se debe únicamente al ingenio de su autor.
Tras este pequeño comentario que podría servirnos a modo de reflexión continuo con lo que realmente importa que es el libro...

La novela comienza de una forma bastante original. Una misión que nos podría parecer casi imposible de lograr...
Cuatro telegramas son enviados a una zona de Irlanda a nombre de Enda Berger, en un intento de localizarla. Lo único que se sabe de ella, es el nombre y una zona aproximada de donde vivía 16 años atrás. Pero el nombre es ambiguo y puede corresponder tanto a un hombre como a una mujer.
Cuatro personas son las destinatarias, pero solo una de ellas es la correcta.
Una camarera de un pub, una jovencita de 13 años, un anciano de casi ochenta y una universitaria algo confundida.
Como podéis ver un principio que no solo llama la atención, también nos descoloca un poco, obligándonos a continuar con la lectura.

Una novela intimista, con sus pros y sus contras. Donde vosotros tendréis la última palabra para decidir si os arriesgáis a leerla o no... pero también os diré que es una historia donde su autor logra despertar nuestra curiosidad al tiempo que la mantiene hasta el final.
La obra no es muy extensa, como os he mencionado anteriormente y los capítulos son breves.
Está construida de forma lineal aunque en algunas ocasiones, ya cruzando el meridiano, dará pequeños saltos al pasado para explicarnos acontecimientos del presente.
En pocas palabras y a pesar de los comentarios que vienen a continuación, ya que parece que siempre nos quedamos con lo negativo más que con lo positivo, la novela en general me ha gustado, pese a que en algunos momentos me ha parecido que la trama decaía. Aun así , tiene lo que considero primordial en una narración... Una forma de escribir de su autor, sencilla y una trama que engancha y que hace desconectar totalmente al lector de la realidad que le rodea, manteniéndole pegado a sus páginas hasta el final.

Y ahora bien, como os he anunciado, todos sabemos que los peros son incómodos. En este caso son insignificantes y más que nada se deben a percepciones mías o a gustos personales.

Algunas de las situaciones narradas me han resultado demasiado breves y se les podía haber sacado más partido. Me habría gustado que el autor se hubiera extendido más en ellas.

Por otra parte hay un personaje que se me ha atravesado un pelin... la hija del escritor. 
Con 16 años tiene en ocasiones un comportamiento que podría considerarse impropio o inmaduro para su edad. Su actitud me parece demasiado forzada, quizás el autor quisiera expresar con ello un grado de rebeldía, un intento para llamar la atención de su madre.
Por otro lado la madre es descrita con un caracter un tanto pasivo a la hora de relacionarse con la joven y de entablar un diálogo que debería ser necesario y/u obligado respecto a la hija.
La convivencia de las tres protagonistas creo que es necesaria para que terminen entendiéndose, al tiempo que el lector también lo hace... Lo que tampoco me ha parecido muy convincente es la forma de dirigir la trama hacia esa situación, me ha parecido forzada. Creo que habría otras formas de llegar a esa misma situación.

Llegados a este punto, no podía dejar de pensar en una película protagonizada por Julia Roberts y Susan Sarandon Quédate a mi lado, o bien en la novela de Marta Rivera de la Cruz la vida después. Donde se ven dos formas distintas de llegar a la convivencia y al entendimiento entre mujeres, que de otra forma no habría sido posible y que debido a una situación extrema se ven obligadas a ello.

Ahora solo os queda decidir a vosotros...

Mi puntuación: 7/10